La Timba

Timba, es un término de procedencia africana (quiere decir tambor) que se remonta a la época en la que los esclavos negros cuando llegaban a Centroamérica sembrando el africanismo español.

En la actualidad, la timba es común entre los músicos populares cubanos, principalmente los cultivadores del son.

Se usa para denominar determinada textura que aglutina aspectos de expresión y estructuras propios del son en los últimos años de la década de 1980 y con más fuerza a partir de 1990. Identifica una forma expresiva propia en el ámbito de la salsa cubana.

En aquellos días, muchas orquestas cubanas usaban la palabra “timberos” para diferenciarse de los salseros latinos, pues se trataba de un sonido musical distinto donde claramente la tumbadora, el timbal, la batería y el bajo jugaban un papel fundamental.

Algunos rasgos que la distinguen

  • Una fuerte base del jazz que ya caracterizaba a la música cubana en etapas anteriores.
  • Mayores niveles de improvisación.
  • Explotación en el plano tímbrico de la sección de los metales y teclados.
  • La utilización de textos casi agresivos, a los que se une una coreografía con gestualidad deliberadamente sensual y provocadora.
  • La componen varios estribillos en una pieza que se prolonga como los conjuros africanos.

Grandes Timberos de Ayer y Hoy

Los orígenes de esta expresión se pueden remontar a las incursiones en fusión de una banda como Irakere, en los años setenta del siglo pasado, orquestas como Elito Revé, la Charanga Habanera, Adalberto Álvarez, NG La Banda, entre otras, las cuales son muy importantes para la producción del dibujo.

Hoy en día se conocen nuevos intérpretes y agrupaciones que exportan este estilo musical.

Entre estos músicos se destacan:

  • El Niño y La Verdad
  • El Noro y Primera Clase
  • Alexander Abreu
  • Yasser Ramos
  • Christian y Rey
  • Maykel Blanco y Su Salsa Mayor

La timba es uno de los fenómenos musicales cubanos más importantes en la historia de la música cubana, un suceso urbano generado tanto por el músico como por el bailador. Ha sido una suerte de explosión de composiciones y de ritmos que han dado lugar al sonido típicamente cubano.